Saltar al contenido

Por qué no funciona el modelo educativo de Chile

Hace años que venimos sabiendo que Chile se enfrenta a unos cuantos dilemas en torno a la educación. Más que nada y últimamente los reclamos por una universidad pública y universal se han hecho muy fuerte entre los más jovenes, pedidos que parecen que finalmente estan siendo oídos. Pero otro es el sistema de educación secundario/primario que tienen los chilenos que, pese a que en teoría pareciera funcionar muy bien, llevado a la práctica ha fallado. ¿Por qué no funciona el modelo educativo en Chile?

Por qué no funciona el modelo educativo de ChileAntes que nada habría que aclarar cuál es el modelo educativo chileno. Todo surge de la formación de un Estado más liberal y que deja que los mercados se las apañen solos. Y así surge el sistema de vouchers y el Sistema de Medición de la Calidad (SIMCE). ¿Qué es esto? El voucher es un subsidio a demanda, esto es: cuanto más sea necesario la ayuda del Estado, proporcional será el monto que éste le entrege al ente. Pero para saber cuánto le corresponde (en este caso, a cada colegio) se formó el sistema de medición de la calidad o SIMCE. La lógica es: los padres pueden elegir dónde quieren ubicar a su hijo (o sea, en qué escuela) y para ello cuenta con esta lista. El que esté al tope de esta lista garantiza una buena calidad para el alumno y el padre querrá llevarlo ahí. Por otro lado, los del fondo de la lista intentarán mediante la sana competencia mejorar su infraestructura y calidad de educación así pueden recibir ese voucher que entrega el Estado. De esta manera, todos los colegios estarían en constante progreso y mejoría.

Pese a esto, el modelo educativo de Chile no solo fracasó, sino que empeoró: la diferencia de calidad entre los colegios privados y públicos ha aumentado. Esto se debe por una sencilla razón: los padres no eligen a traves del SIMCE. ¿Qué sentido tendría? Los padres eligen los colegios por la ubicación y por las referencias que amigos o familiares les hayan dado. De esta manera, los únicos interesados en el SIMCE son los de clase alta ya que van a pretender que su hijo tenga la mejor educación que haya en el país.