¿Qué son los Monosacaridos?

Anuncios patrocinados


Cuando uno estudia el metabolismo del cuerpo humano, vamos descubriendo que la energía proviene, principalmente, por los polisacáridos y los lípidos. Los lípidos son de mucha variedad, y pueden ser polímeros o no de un determinado compuesto. Se reservan en forma de grasa (principalmente en los músculos, después se va yendo a otros lados) y se lo denomina la “moneda de energía lenta”. Por el otro lado, los polisacáridos son hidratos de carbono que están formados por cadenas repetitivas conformadas por monosacáridos, que es lo que nos compete hoy. ¿Qué son los monosacáridos?

Aldosas y cetosas
Diferencias entre aldosas y cetosas

Básicamente, los monosacáridos se definen como los hidratos de carbono más sencillos, esos que no se pueden hidrolizar en algo más simple. Está formado por una cadena de carbonos que no se ramifica (es decir, que es lineal), en donde cada carbono está asociado a un grupo hidroxilo (-OH), exceptuando el de un extremo, que suele estar asociado a un grupo ceto a un grupo aldehído. Esta última propiedad nos permite clasificar a los monosacáridos en aldosas (con un grupo aldehído) o cetosas (con grupo ceto).

A su vez, los monosacáridos se clasifican según la cantidad de carbonos que conforman su cadena. Esto es:

  • Triosas (3 átomos de carbono)
  • Tetrosa (4 átomos de carbono)
  • Pentosa (5 átomos de carbono)
  • Hexosas (6 átomos de carbono)
  • Heptosas (7 átomos de carbono)

Luego, al sacárido formado a partir de los monómeros se lo puede llamar disacárido (si está formado por dos unidades), trisacárido (tres), tetrasacárido, etc… oligosacárido (más de 15) y polisacárido (más de 50). El polisacárido de reserva por excelencia en el cuerpo humano es el glucógeno, que nuestro cuerpo lo forma a partir de la glucosa. El glucógeno es el que, al hidrolizarlo, aprovechamos la glucosa para formar el ATP, nuestra moneda de energía.

Hay muchísimas reacciones que involucran a los monosacáridos, muchas propiedades ópticas y formas de caracterizar a los monosacáridos de forma sencilla en el laboratorio, por lo que te invito a seguir informándote.



Artículos relacionados:




Leo

Estudiante de Bioquímica, mangadicto y lector de "La Cosa Cine". Amante de las buenas historias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *