Saltar al contenido

Qué son los Sustratos Energéticos y cómo se utilizan

El cuerpo humano es una red integrada de mecanismos fascinantes, perfeccionados por la evolución y los factores ambientales, que de a poco vamos descubriendo y que nos queda mucho por revelar todavía. Toda esta rama de la investigación biológica del cuerpo humano y de otros seres vivos se denomina metabolismo, que incluye tanto reacciones catabólicas como las anabólicas. Así, con el estudio del metabolismo se puede saber cuales son las enzimas y las reacciones involucradas por ejemplo en la digestión de la glucosa, o cuales son los alimentos que aceleran nuestro metabolismo. Sobre éste último tópico es lo que nos interesa hoy ya que hablaremos de qué son los sustratos energéticos y cómo se utilizan.

Antes de ir a la definición de los sustratos energéticos hay que entender brevemente qué es un sustrato. En las reacciones del cuerpo humano están involucrados un reactivo, un producto y por lo general una enzima que cataliza (es decir, acelera) una reacción química. Esta enzima para que funcione se une a un sustrato (es decir, el reactivo en cuestión) y forma un complejo (una especie de unión entre la enzima y el reactivo) que favorece a que la reacción ocurra. Ahora, hay algunos sustratos que uno puede ingerir o que simplemente están en el cuerpo que son claves para los metabolismos que nos facilitan la energía. No confundir: todos los sustratos están relacionados de una manera u otra con la obtención o la conservación de la energía. Estos sustratos energéticos son, básicamente, los más importantes y los claves.

Qué son los Sustratos Energéticos y cómo se utilizan

Por lo general los sustratos energéticos se utilizan durante la actividad física y por eso son de tanto interés. Entre los principales tenemos:

  • Adenosin Trifosfato (ATP)
  • Fosfocreatina (PC, en inglés)
  • Glucógeno Muscular y Hepático
  • Ácido Láctico
  • Lípidos

Según qué tipo de actividad física estemos realizando dependerá el sustrato que utilicemos. El ácido láctico es una forma de energía rápida que no requiere de oxígeno, por eso es tan utilizado en los músculos. Los lípidos son polímeros de reserva más grandes que se utilizan cuando la energía “rápida” fue agotada. Esta energía “rápida” es el glucónego y su posterior hidrólisis a glucosa. El ATP es la “moneda” de energía que utiliza nuestro cuerpo.