Saltar al contenido

Qué es el Poder Ejecutivo y cómo se compone

Con la llegada de la democracia (y otras formas de gobierno no tan plurales) el poder siempre se ha tenido que dividir de varias maneras para evitar que todo esté regido bajo el mandato de un solo “dedo” y se eviten así los deseos de corrupción y de maltrato de aquél que se encuentre con el poder. Por ejemplo, en nuestro país hablamos de provincias y municipios, por lo que cada uno está regido por un grupo de personas que conforman los gobiernos provinciales y los gobiernos municipales. Pero volviendo con la división de poderes de un país, por lo general se dividen en tres fundamentales. Hoy veremos qué es el poder ejecutivo y cómo se compone.

Poder ejecutivo en Argentina

Un Estado (cuya definición va más allá de los conocimientos de esta entrada, aunque suele ser algo intuitivo) dispone de tres facultades: legislar, imponer justicia y ejecutar órdenes públicas. Por eso se divide en tres poderes: el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial. La definición de poder ejecutivo será aquél cuya función es garantizar que las leyes desarrolladas en el poder legislativo y administradas por el poder judicial se cumplan. Está vinculado a la palabra “gestión” y es a lo que normalmente entendemos como Gobierno.

Así como el poder legislativo pero no el judicial, los funcionarios encargados de la administración del poder ejecutivo son elegidos por voto popular durante elecciones. Así, se elige entre otros al máximo mandatario que puede tener dicho poder, el llamado presidente, jefe de Gobierno o primer ministro según de qué país estemos hablando. Este mandatario, una vez elegido, tiene la facultad de elegir sus propios “empleados”, es decir, aquellos ministros y secretarios que le ayuden a cumplir con sus obligaciones ejecutivas.