Espectros de emisión

Anuncios patrocinados


Un espectro de emisión, es un espectro continuo o de líneas de radiación emitida por las sustancias. Es posible observar un espectro de emisión de una sustancia al energizar una muestra del material mediante energía térmica o bien, con alguna otra forma de energía (una descarga eléctrica de alto voltaje si la sustancia es gaseosa).

Así, una barra de hierro calentada hasta el “rojo” o el “blanco” incandescentes, emite un resplandor característico recién sacado de la fuente de calentamiento. Este resplandor es la parte del espectro visible para el ojo humano. El calor de esta misma barra representa otra parte de su espectro de emisión: la región infrarroja.

Los espectro de emisión de los sólidos calentados son continuos (al igual que el espectro de emisión del sol); esto es, todas las longitudes de onda de la luz visible están representadas en estos espectros. Por su parte, los espectros de emisión de los átomos es fase gaseosa, no muestran una distribución continua de longitudes de onda, si no que emiten líneas brillantes en distintas partes del espectro visible. Estos espectros de líneas corresponden a la emisión de la luz sólo a ciertas longitudes de onda.

Cada elemento tiene un espectro de emisión único. Las líneas características de un espectro atómico se emplean en el análisis químico para identificar átomos desconocidos, de la misma forma en que las huellas digitales sirven para identificar a una persona. Cuando las líneas del espectro de emisión de un elemento conocido coinciden con las líneas del espectro de emisión de una muestra desconocida, es posible establecer la identidad de una muestra.

Un espectro de emisión, es un espectro continuo o de líneas de radiación emitida por las sustancias. Es posible observar un espectro de emisión de una sustancia al energizar una muestra del material mediante energía térmica o bien, con alguna otra forma de energía (una descarga eléctrica de alto voltaje si la sustancia es gaseosa).

Así, una barra de hierro calentada hasta el “rojo” o el “blanco” incandescentes, emite un resplandor característico recién sacado de la fuente de calentamiento. Este resplandor es la parte del espectro visible para el ojo humano. El calor de esta misma barra representa otra parte de su espectro de emisión: la región infrarroja.

Los espectro de emisión de los sólidos calentados son continuos (al igual que el espectro de emisión del sol); esto es, todas las longitudes de onda de la luz visible están representadas en estos espectros. Por su parte, los espectros de emisión de los átomos es fase gaseosa, no muestran una distribución continua de longitudes de onda, si no que emiten líneas brillantes en distintas partes del espectro visible. Estos espectros de líneas corresponden a la emisión de la luz sólo a ciertas longitudes de onda.

Cada elemento tiene un espectro de emisión único. Las líneas características de un espectro atómico se emplean en el análisis químico para identificar átomos desconocidos, de la misma forma en que las huellas digitales sirven para identificar a una persona. Cuando las líneas del espectro de emisión de un elemento conocido coinciden con las líneas del espectro de emisión de una muestra desconocida, es posible establecer la identidad de una muestra.






» »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *